20 de julio de 2024

Tren al sur: más que un anhelo

La historia del tren en Chile ha acompañado y protagonizado distintos escenarios del desarrollo de nuestro país, marcada importantemente por la industrialización, el desarrollo económico y en la actualidad posicionándose como una de las alternativas de transporte más amigables con los ecosistemas y que se visibiliza como una solución de transporte sostenible, lo que supone esfuerzos importantes en términos de inversión pública, pero también en las alianzas estratégicas que se dan en el plano de las buenas relaciones entre lo público y lo privado. 

En lo regional, el anuncio del regreso del tren al sur es un hito lleno de elementos a destacar que se enmarcan, primero, en la capacidad del Estado para responder a las reiteradas solicitudes desde las comunidades y también desde las autoridades locales, en segundo lugar, el tren se traduce en una oportunidad tangible de dar un impulso importante al desarrollo turístico y económico de la Región, en tercer lugar, va a mejorar considerablemente la calidad de vida de quienes ocupen esta alternativa de transporte en su día a día, pero además, cambia las lógicas del transporte, dadas las características escenográficas que nos regala la provincia de Llanquihue. Este último aspecto no es despreciable, pues el tren pasa por una parte de la cuenca del Lago Llanquihue, uno de los puntos turísticos más llamativos para visitantes del extranjero y uno de los destinos más frecuentados por chilenos y chilenas.

Inicialmente se pondrán en marcha tres trenes, que con un recorrido que pasará entre el sector La Paloma en Puerto Montt y la comuna de Llanquihue reactivarán la vida ferroviaria en nuestra Región. Eso fue parte de lo que pudimos conocer en el primer recorrido demostrativo realizado hace algunos días, donde se percibía la expectación de la gente, pero también las voluntades de distintas autoridades de Gobierno, quienes desde la gestión de sus carteras harán posible que el regreso del tren al sur deje de ser sólo un anhelo.