15 de junio de 2024

[OPINIÓN] Royalty Minero: un Chile que avanza con todas y todos

Por Danitza Ortiz Viveros, seremi de Gobierno Los Lagos.

Hace unos días comenzó la entrega de los recursos del Fondo Puente del Royalty Minero, que bajo el concepto de “Equidad Territorial” beneficia a 28 de las 30 comunas de Los Lagos, las cuales sin tener una relación directa con la industria minera podrán oxigenar su economía local. Estos aportes suman un total $4.442.656.585 en la región y en promedio generan un aumento del 4% en los recursos propios de cada comuna.

La comuna de Fresia, por ejemplo, recibe $169.465.995, lo que significa un aumento de un 5,01% en sus ingresos.

Dado este contexto, es interesante recordar que de acuerdo a la última encuesta de medición socioeconómica, CASEN, nuestra región experimentó una baja de la pobreza multidimensional de alrededor de un 4.9%, sin embargo, sigue siendo una de las 4 regiones del país que superan el promedio nacional de la tasa de pobreza multidimensional. Por esta razón, es doblemente importante que lleguen más recursos a la región y que considere a comunas vulnerables como es el caso de San Juan de la Costa, una de las comunas más pobres del país y que gracias a este fondo podrá recibir más de 169 millones de pesos para mejorar la vida de sus vecinas y vecinas. O el caso de la comuna de Palena, la comuna más austral de la Región de los Lagos y la que tiene el mayor aumento de ingresos en relación a sus recursos propios, con un 6.8% de aumento al año, también gracias a la implementación de la Ley de Royalty Minero.

Evidentemente hay buenas razones para alegrarse con la aprobación de leyes de este tipo, que a pesar de su larga tramitación, de 5 años para ser exactas, pueden cambiar las condiciones de vida en todo el territorio nacional.

Quienes han nacido y vivido en el sur de Chile saben lo significativo que es para todas las personas la decisión del Presidente Gabriel Boric Font de dar celeridad a la tramitación de esta Ley, pues, para nuestro gobierno, la autonomía y la descentralización de las regiones se concreta desde las acciones, desde las voluntades y desde la invitación a materializar un Chile que avanza cuando avanzamos todas y todos.