20 de julio de 2024

GAS PARA CHILE: VALLEJO ACUSA «SOBRE IDEOLOGIZACIÓN BRUTAL» EN DEBATE

La ministra cuestionó que se «está llevando la discusión a otro nivel para desacreditar toda política pública que involucre un rol del Estado».

La ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo, acusó una «sobre ideologización brutal» en el debate sobre el programa ‘Gas para Chile’, que generó polémica por el gasto que realizó la Empresa Nacional del Petróleo (Enap).

La secretaria de Estado señaló que se buscó, «a través de una respuesta del Estado, que pudiéramos generar un piloto que nos permitiera entrar con una nueva competencia al mercado».

«Fue un proyecto piloto que, a solicitud de parlamentarios y de los mismos alcaldes —oficialistas e incluso de oposición—, se exploró que los distribuidores estuvieran a nivel municipal, con una participación activa de una empresa del Estado, que es Enap», agregó Vallejo.

Al tratarse de un piloto, sostuvo la ministra, «estuvo sujeto a evaluación y parte de esa experiencia —que no tuvo éxito como modelo al 100%—, fue recogida en este nuevo modelo, donde Enap sigue jugando un rol importante en la provisión del gas licuado. En la distribución, se consideró que no era lo más eficiente seguir utilizando a los municipios, sino que a minoristas multimarca».

Aquella modificación en el modelo busca que este sea «más efectivo y eficiente».

«Sobre ideologización brutal»

No obstante, Vallejo cuestionó que el proyecto «no puede ser utilizado para tratar de echar abajo otras políticas públicas. Se está llevando este debate a una sobre ideologización brutal».

«Se está llevando la discusión a otro nivel para desacreditar toda política pública que involucre un rol del Estado», criticó la vocera de Gobierno.

Finalmente, la ministra aseveró que «no podemos caer» en «darle mayor importancia o exclusividad al mundo privado, porque a final de cuentas el desarrollo del país requiere siempre de la colaboración público-privada».

La fase inicial del programa se implementó en las comunas de San Fernando, Chiguayante y Quintero, donde más de 4 mil familias pudieron obtener un cilindo de gas por cerca $15 mil. Sin embargo, los costos de producción, distribución y otros anexos dieron un total de $591 millones, por lo que cada unidad costó al fisco cerca de $117 mil con IVA incluido.