19 de junio de 2024

¿Qué es la Salmonella y cómo puede evitarse el contagio?

  • Esta bacteria afecta mayormente a niños menores de 5 años, embarazadas, personas de la tercera edad e inmunodeprimidos.

Esta infección afecta principalmente al aparato digestivo y se genera por comer alimentos contaminados por la bacteria Salmonella, que habitualmente vive en los intestinos de animales y humanos, y es liberada en las deposiciones.

 En relación al último caso sobre infección masiva por Salmonella presente en un queso de cabra que se vendía en la calle, la Dra. María Luz Endeiza, infectóloga de Clínica Universidad de los Andes, advierte que “esta bacteria se contagia por comer carnes, pescados, frutas, vegetales o huevos contaminados que están crudos o poco cocidos. En el caso de las verduras, se origina por contacto con agua contaminada o la contaminación cruzada con otros elementos de cocina como cuchillos o tablas de picar”.

El cuadro clínico de esta infección dura alrededor de una semana y los primeros síntomas suelen presentarse entre las 6 y 72 horas. Los más frecuentes son:

  • Fiebre
  • Diarrea (que puede contener moco, sangre o pus)
  • Dolor abdominal
  • Calambres en la zona abdominal
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Vómitos

Al momento de presentar estos síntomas es importante mantener el estado de hidratación, controlando si se genera una menor producción de orina, sequedad de la boca y lengua. Por lo que, es fundamental tomar agua de forma fraccionada y constante. En algunos casos más complejos, será necesaria la administración de antibióticos y, ante cualquier síntoma grave, acudir a un servicio de urgencia para comenzar un tratamiento lo más pronto posible y así evitar posibles complicaciones.

La Dra. Endeiza agrega que, “si bien la Salmonella no suele presentar grandes complicaciones, las guaguas, niños menores de 5 años, mujeres embarazadas, adultos mayores y personas inmunocomprometidas pueden tener mayores problemas, por lo que es importante que acudan rápidamente a un centro de salud”.

Para evitar contagiarse de esta bacteria, se recomienda:

  • Consumir alimentos cocidos y evitar productos artesanales sin control sanitario.
  • Refrigerar y congelar comidas de forma correcta. Por ejemplo, descongelar lentamente, dejando en el refrigerador la noche anterior y no al sol. Asimismo, algo que ya fue descongelado, no debe volver a congelarse
  • Lavarse las manos antes y después de manipular los alimentos
  • Guardar carnes cocinadas y crudas por separado
  • Al cocinar, es importante evitar la contaminación cruzada, para eso se deben usar distintos utensilios de cocina o lavarlos con agua y jabón después de utilizarlos con carnes crudas.
  • Al viajar a otros países, preferir comidas cocidas y siempre tomar agua embotellada. Es mejor consumir líquidos fríos en lugar de sumar hielo, que puede ser hecho con agua no embotellada