15 de junio de 2024

MARTÍN PRADENAS ES SENTENCIADO A 17 AÑOS DE CÁRCEL POR SIETE DELITOS SEXUALES

La justicia dio tres años menos de prisión efectiva a Martín Pradenas en comparación al primer juicio.

Tras un segundo juicio, el Tribunal Oral en lo Penal de Temuco sentenció este viernes a 17 años de presidio mayor en su grado máximo a Martín Pradenas Dürr, por cometer siete delitos sexuales, entre 2010 y 2019 en Temuco y Pucón.

De acuerdo a la lectura del veredicto a cargo del juez José Ignacio Rau, Pradenas tuvo una rebaja de tres años de cárcel respecto a la primera sentencia judicial en julio, donde fue condenado a 20 años.

Además, el magistrado señaló que serán abonados los años que Pradenas lleva en prisión preventiva, es decir, desde julio del 2020. 

Cabe recordar que, el pasado 7 de julio, la justicia determinó que el hombre de 31 años fue el autor de dos violaciones y cinco abusos sexuales contra seis víctimas distintas, entre ellas, Antonia Barra, joven que se quitó la vida en 2019. 

Tras el veredicto, el Ministerio Público pidió 40 años de presidio perpetuo calificado, lo cual no fue acogido hoy por el tribunal. 

De esta forma, la justicia decretó la misma sentencia que aplicó en el primer juicio contra el condenado. 

La investigación contra el sentenciado inició luego de que Antonia Barra, de 21 años, se quitara la vida en 2019, dos semanas después de ser atacada sexualmente por Pradenas. Durante la tramitación del caso, otras cinco mujeres denunciaron haber sido abusadas por el hombre.

Concretamente, fue declarado culpable por los siguientes delitos en calidad de consumados

  • Abuso sexual y violación a mayor de 14 años cometidos en contra de la víctima A.R.B.P., el 18 de septiembre de 2019, en la comuna de Pucón
  • Abuso sexual de mayor de 14 años cometido en contra de la víctima P.V.C.O., en noviembre de 2010, en la comuna de Temuco
  • Abuso sexual de mayor de 14 años cometido en contra de la víctima T.V.B.R., en marzo de 2012, en Temuco 
  • Abuso sexual de menor de 14 años, cometido en contra de la víctima C.P.C.U., un día entre septiembre de 2012 y enero de 2013, en la comuna de Temuco
  • Abuso sexual de mayor de 14 años, cometido contra la víctima V.S.L.R, abril de 2014, en la comuna de Temuco 
  • Violación de mayor de 14 años cometido en contra de la víctima F.V.M.O., en noviembre de 2018, en la comuna de Temuco 

«El fallo contra Martín Pradenas debe ser entendido por los hombres»

El abogado de la familia de Antonia Barra, Carlos Gajardo, concordó en que este caso «va a servir también para que muchas otras mujeres se atrevan a denunciar». Sin embargo, el también exfiscal afirmó que el veredicto condenatorio también marcará un antes y un después para la justicia chilena, puesto que se trata del primer juicio medático que se desarrolló bajo una perspectiva de género. 

«El tema de la perspectiva de género fue muy importante, pues lo que busca es nivelar la cancha y ser conscientes de los prejuicios que naturalmente las personas, incluyendo a los jueces, tienen. Y al ser conscientes de ellos, dejarlos afuera», explicó el defensor en conversación con 24horas.cl. 

En ese sentido, Gajardo manifestó que la perspectiva de género fue importante en este juicio, porque se aplicó ante dos fenómenos que eran claves para determinar la responsabilidad de Pradenas en los delitos sexuales que se le acusaron. 

«Uno, el entender respecto de Antonia y de las otras cinco víctimas el porqué no denunciaban los hechos cuando estos sucedían. Sólo la muerte de Antonia terminó siendo un espacio seguro que permitió a las demás víctimas denunciar y eso, si uno aplica la perspectiva de género, entiende por qué se produce ese fenómeno», acotó el abogado. 

«Y el segundo fenómeno que hay que mirar con perspectiva de género es el del consentimiento: cuándo efectivamente hay consentimiento para tener relaciones sexuales y cuando no lo hay; y cómo en este caso toda la prueba, mirada con perspectiva de género, daba cuentas de que las mujeres no habían consentido para tener relaciones sexuales con Martín», agregó.  

Adicionalmente, el abogado anticipó que este «caso icónico» va a «servir para avanzar en un cambio de conductas en la sociedad y en especial en los jóvenes».

«Es un fallo que tiene que ser entendido por los hombres. Darse cuenta que hay una nueva forma de sancionar estas conductas y que, por lo tanto, las conductas que han mantenido tradicionalmente no pueden mantenerla», puntualizó.