20 de mayo de 2024

HEVIA PIDE AL CONSEJO «TRABAJAR SIN QUEDARNOS PEGADOS EN LAS DIVISIONES»

En su discurso, la nueva presidenta del Consejo Constitucional, Beatriz Hevia, hizo un llamado a redactar una Constitución que una a todos los chilenos y que sea un «punto de encuentro».

La jornada de este miércoles se instaló el Consejo Constitucional, instancia en la cual se eligió a Beatriz Hevia como presidenta del órgano. La republicana estará acompañada por Aldo Valle (ind.–PS), quien se quedó con la vicepresidencia.

En su discurso, Hevia hizo un llamado a redactar una Constitución que una a todos los chilenos y que sea un «punto de encuentro».

«Estoy convencida de que más allá de nuestras diferencias, si ponemos a las personas y a Chile por delante y actuamos con seriedad, este proceso puede ser exitoso y contribuir a terminar con la incertidumbre e inestabilidad que ha marcado el devenir de nuestro país en los últimos años», señaló en el inicio de su discurso.

La presidenta, además, reconoció el trabajo e la Comisión Experta, órgano que «felicitó por estos meses de trabajo y especialmente por la responsabilidad con la que desempeñaron su labor, y por el sello de seriedad y profesionalismo» que caracterizaron al órgano.

«Sabemos muy bien que el texto que nos han presentado los expertos es un borrador sobre el cual tenemos que trabajar. Un insumo que deberá orientar nuestro trabajo y sobre el cual son necesarias e indispensables largas jornadas de conversación, discusión y debate», continuó.

«No es un punto final, sino que todo lo contrario. Es un punto de partida para que llegue a ser un punto de encuentro», añadió.

Mesa Directiva del Consejo Constitucional

En su discurso, Hevia afirmó que «Chile no está bien (…) doy fe de la crisis profunda que vive nuestro país: una crisis política, económica, pero por sobre todo, social. A esta crisis integral que sufrimos la antecede una profunda crisis moral que se manifiesta en la descomposición de la vida familiar en el desprecio por la autoridad, las normas, y el Estado de derecho y por cierto en la justificación de la violencia y su solapada promoción como método de acción política».

En ese sentido, aclaró que espera que el trabajo del Consejo Constitucional no sea «un capítulo adicional en esta larga y compleja serie, sino que se convierta en el capítulo final de esta crisis«.

«Tenemos una tremenda responsabilidad y un gran desafío para poder encontrar un camino común que resuelva la incertidumbre y que permita a Chile mirar hacia el futuro con esperanza. Nuestra disposición es a trabajar, sin quedarnos pegados en las divisiones del pasado«, indicó.

«Nuestro rol como consejeros es buscar acuerdos que perduren en el tiempo y nos permitan superar la polarización actual», mencionó dentro de sus palabras finales.