25 de junio de 2024

ESTERO MINTE: A 29 AÑOS DE LA MAYOR TRAGEDIA EN LA REGION DE LOS LAGOS

Cabe consignar que las características de este fatal suceso, impactó a todo el país, teniendo, además una extensa cobertura a nivel internacional.

Hacemos recuerdo de la mayor tragedia del último medio siglo en la Región de Los Lagos, gracias a la gentileza de nuestro comunicador asociado. Yober Vargas. Hoy domingo el lugar será escenario de recuerdo y dolor, además, ha de servir para comprobar en estás casi tres décadas, las autoridades han reparado con acción y obras las causas de esta tragedia, una forma mínima de mitigar el dolor de las familias de los 27 muertos y sus respectivas familias y las secuelas derivadas.

Por Yober Vargas Barria, El Gong-FresiaAhora.-

Hoy martes 7 de mayo se han cumplido 29 años de la tragedia del Estero Minte, en Ensenada, por lo que el Comandante de Bomberos a cargo de la emergencia recordó el trágico hecho que cobró 27 vidas.

El 7 de mayo de 1995 fue el día más lluvioso del año. De esa lluvia que caía a baldes, como decía la gente en ese tiempo, donde el temporal -planteaban- forjaba el carácter de las personas y el verano duraba sólo algunas semanas en la zona Sur.

Era el tiempo anterior a las grandes carreteras concesionadas, donde los habitantes de la zona se trasladaban por rutas de una pista, que no siempre estaban en las mejores condiciones y pocas veces contaban con alumbrado, pero que no eran impedimento para llevar el día a día.

Durante toda la jornada de ese trágico domingo 7 de mayo, las lluvias generaron serios estragos en la comunidad. Bomberos en Puerto Varas acudieron a una serie de inundaciones que afectaban a vecinos de la ciudad de las rosas, donde en menos de 48 horas cayeron 192 milímetros de agua.

Cerca de las 20:00 horas, cuando la oscuridad y el temporal azotaban los cielos de la región de Los Lagos, una llamada llegó a la central de alarmas, la cual Edgardo Ortega, comandante de aquel entonces de la institución voluntaria en ese tiempo, nunca olvidaría, dijo en conversación con nuestro corresponsal de prensa.

Ese día fue el día más lluvioso del año (…) Mandamos al segundo comandante de aquél entonces, Don Víctor Díaz, quien cuando llegó al lugar me llamó en forma desesperada que por favor los vayamos a ayudar, porque la emergencia era más grande de lo que nosotros podíamos haber pensado”, rememoró, el oficial.

En el kilómetro 7 de la ruta a Ensenada, un terraplén que llevaba el alcantarillado colapsó, creando una fosa de 15 metros, con otros 15 de profundidad. Una verdadera boca de lobos en una pista mojada, sin visibilidad ni iluminación, que fue consumiendo poco a poco a los vehículos que por ahí circulaban.

Ludwig Codjambassis, alpinista experimentado, alcanzó a salir de la trampa mortal, haciendo señas al resto de conductores para evitar la caída. Algunos, no alcanzaron a hacerle caso. En total fueron cuatro autos, un Jeep, una camioneta y un camión, que cayó al final con una carga de 30 toneladas de madera, llevándose cualquier posibilidad de encontrar a alguien más con vida.

“Se produjo un inmenso caos, porque se llenó de gente. Carabineros nos ayudó a acordonar el sector, lo que costó bastante (…) El primer día, logramos solamente rescatar un cadáver”, explicó Edgardo Ortega.

La situación causó conmoción a nivel nacional. Quebró familias, muchas de ellas conocidas en la zona Sur del país, y puso en realce la necesidad de contar con caminos en mejores condiciones, que resistieran las arremetidas climáticas de la región de Los Lagos. Edgardo Ortega, recuerda que antes de la tragedia del Estero Minte, un hecho similar ocurrió en la comuna de Puerto Varas, presentando los informes a las autoridades competentes de la época, pero no ocurrió nada, dijo.

Después de varios años, la Justicia responsabilizó al Estado Chileno por el trágico accidente y los familiares recibieron más de $1.200 millones de pesos de indemnización, señalan.

La expectación periodística se volcó aquella noche hasta la carretera 225, donde los cuerpos de las víctimas eran rescatados al día anterior por personal de los equipos de emergencias de bomberos y carabineros de aquella época de la capital regional, señala Edgardo Ortega comandante de bomberos.

La busqueda de los 27 cuerpos que fueron arrastrados aquella noche por las aguas duró varios días en la zona del Estero Minte. Finalmente una enorme grúa se utilizó para remover del Estero parte de las carrocerrías destrozadas de la mayoría de los vehículos siniestrados, señalan archivos periodisticos de esa misma época.

En total, 27 personas fallecieron en el lugar, 15 de ellos menores de edad, en una de las tragedias carreteras que al sur aún le cuesta olvidar.