24 de mayo de 2024

CORTE SUPREMA DESCARTA HOMICIDIO DE EXPRESIDENTE FREI MONTALVA

El máximo tribunal absolvió a todos los condenados en el caso del deceso del exjefe de Estado.

Durante la jornada de este viernes, la Corte Suprema dictó sentencia definitiva en la investigación por la muerte del expresidente, Eduardo Frei Montalva en enero de 1982, en la Clínica Santa María de Santiago.

Según detalló el máximo tribunal se «rechazó los recursos de casación en contra de la sentencia que absolvió a los condenados de primera instancia al considerar que no existen antecedente que permitan probar el homicidio del ex Jefe de Estado y eventuales maniobras para ocultar su envenenamiento».

Asimismo se acogió sólo parcialmente los recursos de casación en aquella parte en la que se pronunció sobre las absoluciones de Patricio Silva Garín, Helmar Rosenberg Gomez y  Sergio González Bombardiere, quienes fallecieron durante la tramitación del proceso.

Además, se absolvió a Raúl Lillo Gutiérrez y Luis Becerra Arancibia, condenados en primera instancia como autores y Pedro Valdivia Soto, condenado en primera instancia como cómplice.

En cuanto al proceso de estudios y pericias, la Corte Suprema aseguró que: «Para descartar tales afirmaciones, los sentenciadores del grado tuvieron en consideración, en primer término, los estudios efectuados a las mismas muestras periciadas, efectuados por laboratorios de Estados Unidos y Canadá, las que no permitieron validar las conclusiones a que arribaron las pericias, pues el análisis de la doctora Börgel fue cuestionado tanto en metodología como en resultados, requiriendo por tanto de otro método de corroboración».

En tanto la Suprema indicó que ‘»los estudios acerca del talio y la mostaza datan de los años 1930 y 1940, donde se describen los efectos de uno y otra individualmente considerados, pero las primeras publicaciones relativas a su interacción surgen recién en 1988”’ de lo que se sigue que siendo los efectos de esta acción combinada –Talio y gas mostaza desconocidos, no es posible sostener con certeza que se haya suministrado tales sustancias, en conjunto y a bajas dosis, a sabiendas del grave efecto que causarían en la salud del paciente».